T. 966 661 529   
Centro de neurodesarrollo desde 1997
Hazte socio Dona
Atención Temprana

Terapia Acuática en el ámbito de la Atención Temprana

¿Cómo se trabaja desde la perspectiva de la Atención Temprana?

En el ámbito de la Atención Temprana se pretende fomentar el desarrollo global del niño/a desde una vertiente interdisciplinar. Por ello, se debe analizar tanto los factores intrínsecos (contemplando la dimensión biológica, psicológica y social) como los extrínsecos (atendiendo al conjunto de la unidad familiar y su entorno más cercano) (Pérez-López y Brito de la Nuez, 2004). Las intervenciones deben ser específicas para cada usuario, según sus características y las de su familia. Tras una valoración completa del desarrollo del niño/a, atendiendo a todos los factores anteriormente mencionados, se debe decidir tanto la principal área de intervención cómo el medio donde ésta se llevará a cabo.

Por tanto cabe destacar que, en cada momento del desarrollo, el niño/a puede necesitar áreas de intervención diferentes con la posibilidad de que acepte mejor un medio u otro. No es menos importante realizar nuevas evaluaciones, de forma periódica, y una buena coordinación entre los diferentes profesionales responsables de la intervención y la familia.

¿Qué es la terapia acuática?

Durante mucho tiempo, se ha considerado la terapia acuática un complemento a la intervención en sala de aquellos niños/as con afectaciones del área motora, principalmente. El agua, a través de su mecánica de fluidos, su temperatura, etc., favorece el desarrollo motor de estos usuarios. 

Cuando este tipo de intervenciones se realiza en grupo, el beneficio social que aporta es fundamental. Además, el medio acuático fomenta el aspecto lúdico de esta actividad. 

Terapia acuática

Por tanto, resulta fundamental ampliar la visión de los beneficios que ofrece el medio acuático para poder aumentar la oportunidad de tratamiento de los diferentes usuarios. Se sabe que el agua proporciona un entorno muy interesante que se puede aprovechar, por ejemplo, para abordar   la disfunción del procesamiento sensorial (es decir, la manera en que el niño/a percibe la información que le proporcionan los diferentes sentidos). Los estudios con los que se cuenta actualmente no son aún exhaustivos, aunque se ha observado en los usuarios una mejoría en la atención, la  fuerza muscular, el equilibrio, el contacto visual y la  tolerancia al tacto en niños/as con dicha disfunción (Güeita Rodríguez, Alonso Fraile, & Fernández-de-las-Peñas, 2015).

Terapia acuática desde el ámbito de la Atención Temprana

En el Centro de Desarrollo Infantil y de Atención Temprana de la Fundación Salud Infantil se incluye la Terapia Acuática como disciplina de intervención dentro del programa de Atención Temprana, en el que no solo se trabajan aspectos motores, sino que se trasfieren también los objetivos propuestos desde el área de la Psicología, la Logopedia y la Terapia Ocupacional. Estas intervenciones siempre se basan en la evidencia científica. Cada vez son más los estudios que apoyan los beneficios del área cognitiva en las actividades acuáticas. “La inmersión vertical en el agua genera efectos positivos sobre los flujos circulatorios cerebrales, la activación cortical, las funciones ejecutivas y la producción de neurotrofinas en sujetos sanos” (Güeita Rodríguez, Hoyas Ávila, Palacios Ceña, y Molina Rueda, 2019).

Bibliografía

Güeita Rodríguez, J., Alonso Fraile, M., y Fernández-de-las-Peñas, C. (2015). Terapia acuática: Abordajes desde la Fisioterapia y la Terapia Ocupacional. Elsevier España. 

Güeita Rodríguez, J., Hoyas Ávila, S., Palacios Ceña, D., y Molina Rueda, F. (2019). Efectos de la inmersión vertical en el agua sobre el sistema nervioso: revisión sistemática. Revista de Neurología, 68(05), 181. https://doi.org/10.33588/rn.6805.2018331

Pérez-López, J., y Brito de la Nuez, A. G. (2004). Manual de atención temprana. Ediciones Pirámide. 

Comparte en redes sociales






Hazte socio
Dona