T. 966 661 529   
Centro de neurodesarrollo desde 1997
Hazte socio Dona

Beneficios para la salud infantil del Omega 3

Los ácidos grasos cumplen dos funciones principales en el ser humano: una función de almacén de energía o reserva y una función de estructura o arquitectónica.

Son los elementos mayoritarios de la membrana celular junto con las proteínas. La célula está envuelta en una membrana que le da forma y la conecta con el medio exterior, de manera que dependiendo del compuesto predominante, esta membrana será más permeable o menos a ciertos nutrientes y también tendrá más o menos fluidez, y por lo tanto, será más activa o menos.

La actividad de la célula entonces, depende de la calidad y porcentaje de ácidos grasos que la forman, lo que depende de la genética, pero en gran parte también, de la dieta.

Los ácidos grasos poliinsaturados, entre los que se encuentran los omega 3, no pueden ser sintetizados por los mamíferos superiores como el hombre, ya que carecemos de enzimas específicos. Estos ácidos grasos han de ser tomados en la dieta. Así, la ingesta de estas grasas poliinsaturadas, es necesaria e imprescindible, sobre todo en los primeros estadios del desarrollo humano.

Propiedades y actividad de los ácidos grasos omega 3

Los ácidos grasos esenciales son fundamentales en la alimentación, ya que es requerido por el metabolismo del ser humano y no pueden ser sintetizados. Son ácidos grasos de cadena larga y poseen una alternancia de dobles y simples enlaces en su molécula, comenzando por la posición 3 o 6 en el extremo contrario al carboxilo, según sean de la serie n-3 (omega 3) o n-6 (omega 6).

Los derivados más importantes de la serie n-3, son:

  • ácido eicosapentaenoico (EPA, 20:5n-3)
  • ácido docosapentaenoico (DPA,22:5n-3)
  • ácido docosahexaenoico (DHA, 22:6n-3)

En el metabolismo de estos ácidos poliinaturados, provienen unos de otros mediante alternancia entre desaturación y elongación. El ácido DHA es el producto final de toda la serie. Es el de mayor longitud, el más insaturado y el de mayor relevancia en aplicación clínica.

Debido a estas propiedades, las actividades fisiológicas principales en las que intervienen los omega 3, son las siguientes:

  • Tienen actividad anticonvulsivante y antiarrítmica, en el corazón y en el cerebro.
  • Actúan en la regulación de la inmunidad.
  • Ejercen un importante papel en la inflamación. A diferencia de los ácidos grasos omega 6, los omega 3 tienen una acción antiinflamatoria. Así, se han propuesto numerosos tratamientos con estos ácidos grasos en la piel atópica.
  • Influyen en la transcripción genética, y por lo tanto, en el crecimiento infantil.
  • Intervienen en la densidad de la membrana celular. Así, influye en la fluidez de las células endoteliales, favoreciendo el fluido sanguíneo, y en la actividad cognitiva. De hecho, se cree que los ácidos grasos esenciales han participado en la evolución del cerebro del homo sapiens moderno.
  • Afecta a la agudeza visual, y además, protege el desarrollo mitocondrial en la apoptosis de retina.
  • Participa en la neurotransmisión cerebral.
  • Su déficit podría provocar alteraciones en el comportamiento infantil.

Cómo tomar ácidos grasos omega 3

Las fuentes principales de omega 3 se encuentran en la naturaleza, pero la mayoría de las veces, no lo tomamos en la cantidad suficiente para que ejerzan el efecto deseado, de ahí la importancia de los suplementos en ácidos grasos omega 3.

Son fuente de estos omega, los peces de agua fría como el salmón. Y todos los pescados azules como la sardina, el bonito, la caballa o el atún.

Otra alternativa son las semillas de ciertas especies vegetales como la chía, el lino o la calabaza y el cáñamo.

Es necesario destacar que los ácidos grasos omega 3 y omega 6, ambos esenciales, no pueden convertirse el uno en el otro en el organismo. Tienen un efecto potenciador y combinado en algunas funciones, como en la prevención de enfermedades cardiovasculares. Pero en otros casos, su acción es antagonista, como en enfermedades inflamatorias e inmunitarias. 

La dieta ha de ser equilibrada en los dos tipos de poliinsaturados. Se han mostrado distintas relaciones idóneas de w3/w6 para diferentes patologías, no estando muy bien definida la proporción perfecta. Parece ser que la adecuada oscila entre 4/1 a 2/1, relación bastante alejada de la dieta actual de países de occidente, con cantidades muy ricas en omega 6.

Artículo escrito por María José Hidalgo, Licenciada en Farmacia y Doctora en Medicina. Fundadora del grupo Farmacias Hidalgo en Alicante y Elche.

Comparte en redes sociales






Hazte socio
Dona